miércoles, 6 de febrero de 2008

Churras con meninas



Dónde se ha metido esta pedazo de mujer? esta voz? esta presencia?...
Me gustaría saber colgar sólo la canción puesto que es un vídeo vacío, pero no sé cómo se hace... alguien me puede echar una mano? gracias! :-)

Y por otro lado... que todo tiene un porqué... ayer mientras me preparaba algo para cenar salió esta canción en el mp3 y entre la cena y la música disfruté del momento más tranquilo del día.
Cuando yo era pequeña en mi casa no había gran cantidad de cosas para elegir en cuanto a alimentación, en muchas ocasiones era sota, caballo y gallo.
Pero había una cosa que nos encantaba para cenar... era un simple puré de patatas. Patatas cocidas al calor de la lumbre... chafadas con el tenedor... alegradas con un poco de aceite de la tierra (mmm...)...
Luego dejabas volar la imaginación y los dientes del tenedor comenzaban a pasearse por el puré... De repente aparecía una montaña en tu plato, al medio segundo era un volcán, al rato era tierra arada como la que veíamos enfrente de nuestra casa,... que se convertía en un caracol...
Ayer no me pude resistir y pasé por todos esos entrañables momentos... volví a mi infancia con un simple plato de puré de patatas.
Qué momentos... acompañado además por esta voz...
Al fin un momento agradable en el día :-)


P.D. si mi madre supiera la de cosas "insignificantes" que nos proporcionaba en la infancia y que ahora nos hacen tan felices, no se lo creería...
El baño de los sábados en invierno secándonos al calor del fuego
Estrenar ropa, aunque fueran unas bragas o unos calcetines, el domingo de ramos
Hacernos esa coleta tan tan tan tirante que estábamos tooodo el día sonriendo
La merienda con el bocata de chorizo revilla y chóped campofrío
Que nos dejara hacer mercadillos con las cosas inservibles en la puerta de casa
El puré de patatas y las alas de pollo fritas, la paella de los domingos y el arroz blanco de los miércoles
La de hooooras jugando, creciendo y disfrutando en el cantón
Las tardes de verano cosiendo en el pasillo de mi casa, el rincón más fresquito
Las horas y horas de quitar hilos a pantalones, camisetas, camisas,... y cualquier ropa que cosieran en la fábrica para ganar unos dineritos

En fín... qué momentos,... se me han saltado las lágrimas y todo. Voy a llamar a mi madre.

5 comentarios:

Desesperada dijo...

yo recuerdo en verano los enormes bocadillos de sardinas que nos hacían mi madre y mi tía a mí, a mis hermanos y a mis primos...

lola dijo...

!Que bonitos recuerdos! Saludos!

Orleans dijo...

Halaaaa,qué bonitos recuerdos.hay algo que valoro mucho en una persona:el hecho de que sepa encontrar la belleza en cosas que los que viven de la apariencia,se empecinan en ocultar.
Si fuiste feliz,sabrás hacer felices a los demás.Eres un tesoro,pues!

lola dijo...

Hola, soy yo de nuevo, es que me olvidé de decirte que tengo una invitación en mi blog para ti, no es obligatorio, pero si te apetece..

Lola dijo...

Hola! pues sí, recuerdos muy chulos y que siempre me hacen sonreir.
Esos bocatas para merendar!! Deses, los de sardinas nunca los comí de pequeña, pero ya con unos cuantos añitos más algún lujo que otro me he dado, jeje!
Orleans, encontrar la belleza en las cosas diarias y pequeñas de cada día es lo que más feliz puede hacer a alguien. Yo creo que apreciar tu vida día a día y llenarla con las cosas que quieres es la mejor manera que tienes de aprovechar el poco tiempo que tienes para vivir. Mi receta es ser feliz y hacer feliz a los demás.
Y Lola, allá que voy, a ver qué me propones,... qué intriga!
Un abrazo!